sábado, 19 de enero de 2008

¿Adiós?

¿Por qué habríamos de decir adiós si apenas vamos llegando?
Esmirna Chomsky. Diario para matar a la poesía.
Quizá de ahora en adelante haya que colocar una advertencia previa en cada entrevista publicada en nuestras páginas que diga: “mimalapalabra no se hace responsable de las respuestas de sus entrevistados, como sí de las preguntas que les haya formulado”.
No encuentro nada en la última publicación impresa de mimalapalabra que contravenga nuestro “ideario ético-estético”, y si las respuestas resultaron, como dice Mario, infaustas, eso fue, quizá, porque no son de nuestra autoría sino, por supuesto, de la autoría del entrevistado. Para bien o para mal, seguiremos con la mimada mala palabra, hasta que otra vez la abulia o el tedio nos separen.
  • Adiós a mimalapalabra "Hartos de las pobres y malas palabras, pero sin perder el hábito de la carcajada...". Así comenzó, hace ya algunos años, una aventura ético-literaria llamada mimalapalabra. Y mantuvimos la imprescindible integridad necesaria para sobrevivir con dignidad en un medio tan pendejo como el nuestro, donde cualquier indigente mental se cree compelido a cumplir un destino natural al proclamarse como el único salvador posible de la poesía. Y nos reímos a carcajada batiente de tanto palurdo aspirante al Nóbel, de tanto publicista confundido entre el verso y el eslógan, de tanto epíteto bancario, de la poesía macdonald para llevar, de versos a-fónicos, de papeles sin arte ni oficio, de idiotas anónimos y de amargos peces trasnochados... Luego vino la etapa en La Prensa, donde tratamos de mantener nuestro ideario ético-estético y, hasta hace muy poco, todo marchó bien, con disensos y asperezas que fueron sorteadas con cierta gracia, con sentido común y solidaridad. Pero el retiro de uno de los editores responsables y una infausta manipulación provocaron que la última edición de mimalapalabra fuera usurpada por las opiniones de un diletante -apenas disfrazadas por los tímidos balbuceos de un anónimo partenaire- celebrador de los antivalores literarios que hemos combatido desde siempre. Por esa razón hemos optado por abandonar la nave de la mala palabra mimada, al menos en su actual formato impreso, donde no tenemos la garantía de que los ideales que dieron vida al grupo puedan sobrevivir en medio de las absurdas presiones mediáticas y una cierta ingenuidad colindante con la abulia malsana. Tal vez en fechas próximas tengamos lista una agradable sorpresa.

Hasta entonces, adiós...
Mario Gallardo
Votar esta anotación en Bitácoras.com

9 comentarios:

Gustavo Campos dijo...

Yo secundo el comentario de Mario.
Adiós a mimalapalabra.

mimalapalabra dijo...

Bienvenido el comentario. Adiós a Gustavo.

Nelson Ordóñez dijo...

Después del trueno "jesus, maría..."

La Nena dijo...

Realmente creo que es una lastima, como dice Mario, nuestro medio no es el mejor, es por esta razón, que no es que queramos, ni deseamos, y ni siquiera anhelamos, sino que NECESITAMOS que personas con el criterio de ustedes para se unan y no se den estas divisiones, hemos criticado la displicencia de las autoridades de arte y cultura, podemos criticar también el atajo de “periodistas” recomendados por papi y mami, que no tienen la mas mínima noción de lo que hacen, pero por amor al arte, ya que en este país es lo único que la mayoría de ustedes obtiene, espero que reanuden los esfuerzos y que mi malapalabra cuente con todos ustedes.

Elia Orellana dijo...

Parece que estoy leyendo, entre los dimes y diretes de los editores de mimalapalabra, párrafos escritos por los amanuenses de la Corín Tellado. Como ocurre en estas historias, al final sus incomprendidos destinos volverán a chocar sus labios. ¡Qué historia más mona! ¡Mua!

UN AMIGO dijo...

ALGUIEN DIJO UNA VEZ: "LA LITERATURA ES DE IDAS Y VENIDAS."
¡LARGA VIDA A MIMALAPANABRA..!

Lector dijo...

He leído la polémica entre los editores de este espacio cibernético. Pienso que deberían, los que queden, seguir adelante, y no dejar un espacio como este donde los lectores podemos respirar el aire de nuevas maneras de crear y estimular la actividad literaria local o internacional. Si mis palabras les sirven de algo, los animo a continuar alimentando nuestra pasión por la lectura.

Loani dijo...

Mi comentario va dirigido al poeta Mario Gallardo que me dio clases en el Curn, escritor Mario no deje de estimular el trabajo de los escritores más jovenes, entiendo que ellos van a equivocarse pues ellos no cuentan con la experiencia que usted tiene, leyendo a Heminguay usted nos cito que este escritor de USA había recomendado a los escritores jovenes tener un detector de =*Ç¡&%, para que pudieran darse cuenta cuando metian las patas. poeta Mario piense lo bien, el futuro de mimalapalbra esta en sus manos.

Felo dijo...

esta vaina se resucitó, hasta ahora me doy cuenta, y quiénes son todos estos gustavos campos, nelsones ordóñeces? Talvez están confundidos los sopilotes estos tratando de darle muela a mimalapalabra resucitado.