viernes, 14 de enero de 2011

El blog de las discrepancias

Curiosa la aparición del blog Discrepancias Electivas en el panorama de la blogófera catracha, que abona a la diversión o al menos al combate al aburrimiento en esta tierra baldía. Sus misteriosos autores justifican su anonimato con el siguiente argumento:
"Nos reservamos el derecho al anonimato, a fin de evitar una tendencia condescendiente en la valoración de los libros que criticaremos, pues a veces nos toca hacer crítica de autores a los que les guardamos aprecio personal, pero que carecen de altura artística".
Se entiende, porque cada uno actúa según como le dé la gana, pero, ¿no creen que el anonimato contribuye también a la mediocridad contra la que supuestamente se proponen lidiar? En todo caso, si de verdad cumplen con lo de que
"quedarán descartados los comentarios que ofendan la dignidad personal o familiar de las personas mencionadas en el blog. No obstante, se admiten críticas contra léperos y oportunistas -que nunca faltan- siempre y cuando las críticas tengan algún interés literario"
no creo que su identidad (plenamente establecida ya, según algunas pesquisas) sea un asunto tan importante.
Si su afán es el de "la pedagogía de la lectura", como señalan al principio de la crítica al libro La palabra iluminada, de Helen Umaña, bienvenidos sean, muchachos, que estas iniciativas hacen buena falta en nuestra aburrida H.
Sigan escribiendo pues, que van bien, pero no vayan a cagarla.
Votar esta anotación en Bitácoras.com