lunes, 12 de mayo de 2008

“La poesía no redime ni salva a nadie”

Por Giovanni Rodríguez

En la poesía de Marco Antonio Madrid lejos estamos de la absurda idea de que el poeta es un individuo cuyo único asidero se encuentra en la demencia y la incomprensión, en la melancolía y la desdicha, en la tristeza y el abatimiento. Para este poeta la palabra es lo más importante, el oficio que se perfecciona con la escritura constante, que se basa en las lecturas y se refuerza con la experiencia. Su primer libro, publicado hace ocho años, le permitió abrirse paso sin vacilación como una de las mejores voces de la más reciente poesía hondureña. Su segundo libro, La secreta voz de las aguas, de próxima aparición y del que publicamos ahora tres poemas, indaga en la memoria y reafirma al hombre como compromiso vital, según nos dice, entre otras cosas, en esta entrevista.

¿Por qué un silencio tan prolongado después de la primera edición de La blanca hierba de la noche?

He continuado publicando poesía en boletines, periódicos y revistas literarias. De tal manera que el silencio no ha sido absoluto.
Dice Helen Umaña en La palabra iluminada que formalmente, tus inquietudes se vinculan con una vertiente de compostura y solemnidad reflexiva de largo arraigo en la poesía hondureña. ¿A qué se deben esta compostura y esta solemnidad en tu poesía? ¿Acaso a tu experiencia en el gnosticismo?

Al final, la literatura es el producto de lo vivido y lo leído. No puede existir un escritor que no sea lector y la vida es una experiencia que se tamiza y se recicla en el interior del poeta.
¿Creés que tu obra publicada hasta el momento ha recibido el reconocimiento que merece, o lamentás, como Julio Escoto con la suya, que no haya tenido mayor trascendencia?

La literatura es una actividad marginal. Por ello, me parece un tanto absurda esa búsqueda de la fama al estilo de muchos escritores. Respeto el derecho que tienen los demás de procurársela y de reír o llorar si lo logran, pero en lo que a mí respecta, no veo edificante ni trascendente sufrir por no obtener reconocimiento. Escribo para mí y los amigos; los amigos conocidos y los que no tengo el gusto de conocer, pero que leen con agrado mis poemas. Creo que en ese sinfronismo hay amistad.
¿Hay algo que cambie en las fibras de un poeta después de publicar su primer libro?

No. La vida sigue siendo igual.
¿Qué considerás que traerá de nuevo tu segundo libro de poesía? ¿Seguís reeditando el mito griego o estás explorando nuevos temas o formas?

En mi nuevo libro hay una búsqueda en el recuerdo, una búsqueda de seres, cosas, objetos, fenómenos, colores, sabores, etc. Una parte de ese texto es como una poetización de la memoria donde el compromiso vital sigue siendo el hombre.
¿Qué importancia tiene para vos la poesía? ¿Sos obsesivo en literatura?

Amo la literatura de manera entrañable, sin llegar a ser obsesivo. Creo que la obsesión linda con el fanatismo y todo fanatismo es demencial.
¿Creés que todavía hay algo nuevo que se pueda decir a través de la poesía? Jorge Martínez dice que la poesía ha muerto…

Eso de matar la poesía o darla por muerta son poses adolescentes y, por cierto, un tanto inveteradas. Es paradójico, pero en la poesía lo viejo puede ser nuevo. Por ejemplo: el tema existencial ha sido tratado muchas veces en la poesía y siempre nos va a parecer nuevo, debido a la personalísima impronta del poeta. Así que hay cosas nuevas que decir. Pero es necesario saberlas expresar para que sean poéticas.
¿Creés que a través de la poesía se puede redimir algo?

La poesía es un bien espiritual, una búsqueda personal, y al darla a los demás es un factor social. Puedes enarbolar sus banderas, librar al viento sus estandartes, todo para paliar en algo tu soledad moral, pero la poesía no redime ni salva a nadie. Tarde o temprano, la personalidad es olvidada; no le pongan ese peso tan descomunal a la poesía; a ella hay que amarla por vocación, no por redención.
¿Estás de acuerdo con eso de que el poeta es la voz del pueblo?

Ésa es una mentira más propia de políticos que de gente de letras. La poesía siempre ha sido de élites. Al decir élite no señalo dinero ni bienes materiales; me refiero a personas con sensibilidad artística. En todo caso, si el pueblo tuviera alguna voz, sería la del fútbol.
¿Cuáles considerás que son los factores que han marcado a tu generación? ¿Cuáles son las diferencias entre tu generación y las generaciones anteriores?

Quizá a la generación anterior la marcó la agonía del mundo, a nosotros, su muerte.
Todavía se te recuerda como miembro del grupo Arlequín. ¿Qué era esencialmente ese grupo?

Éramos un grupo de amigos que compartían lecturas y una visión estética de la literatura, alejada del sectarismo político tan en boga por esa época.
¿Seguís identificándote con los principios que lo fundamentaban?

Sí, todavía los considero válidos y correctos.
De ese grupo, sólo vos y Felipe Rivera han publicado libros. ¿A qué creés que se debe el silencio de los otros?

Entiendo que Dennis Arita está a punto de publicar sus libros de cuentos. Sobre los demás, no sé, no podría darte una respuesta precisa. Quizá esperan un remoto e hipotético alguien que salve su Eneida de las llamas.
¿Qué significó la carrera de Letras en tu formación literaria?

Una gran ayuda, una consolidación de lecturas y conceptos. Estoy agradecido con los que fueron mis catedráticos en el área de Letras. La facultad de Letras de la Unah-vs ha sido una gran cantera de formación no sólo de lectores, sino de escritores.
¿Leés sólo poesía o también otros géneros literarios?

Leo todo lo que sea literatura: cuento, novela, poesía, ensayo...
¿Cómo ves el panorama de la poesía actual en Honduras? ¿Hay presente? ¿Hay futuro?

Salvando algunos nombres, el panorama es sombrío. Pero al final la poesía coloca a cada quien en su lugar.
Si te tocara preparar una antología con los diez mejores poetas de toda la historia en Honduras, ¿incluirías tus propios poemas? ¿Por qué?

No sé si de diez o de veinte o más, pero sí los incluiría, no porque sean míos, sino porque creo que tienen los elementos de toda buena poesía: musicalidad, imagen poética y hondura conceptual.
  • Poemas de La secreta voz de las aguas
  • Cabeza de Naphal A un cuadro de Oswaldo Guayasamín Hay un silencio de roca de viento que pasa/ y oscura ceniza./ Hay una lluvia que viene de un cielo remoto/ y cae y crece como el odio de un veneno/ imperturbable./ Hay espinas, sollozos y unos gritos/ teñidos de rojo en el fondo de tantos espejos/ y hay un naufragio y una palabra sin alas/ sobre las ramas secas de un árbol donde latía/ el corazón de la niebla./ Hay un silencio en todo esto que somos,/ un silencio repitiéndose en la casi infinita soledad/ de la noche,/ en la casi infinita soledad de los hombres.
  • Palabras para un rostro que llega Ese rostro que llega y es como el verde filo de una espada/ enfundada en las sombras./ Ha cruzado caminos, llanos, hirsutos mares de hondonadas/ fieras, desiertos, ciénagas de estancados cielos./ Allí donde el júbilo y la pompa congregaron el dulce vino/ y la sórdida palabra; demolió naciones, ciudades,/ mercados y mercaderes de oro y plata y de piedras preciosas,/ y de bestias, y de hombres, y de almas./ Demolió reinos acuñados en dorada lepra, polilla y orín,/ detritus de las horas, sueños, aristas de dolorosos muros,/ flor y asfalto de larga noche./ Ese rostro llega y ante él eres tan sólo un árbol abandonado/ por sus hojas. Se desliza por tus manos y palpas los surcos/ de su infinito talle. Ese rostro llega,/ y los latidos de tu sangre son los latidos de su ya única sangre./ Algo te dice... y tú comprendes que, en la vida,/ él ha sido tu única certeza.
  • Tierra yerta Caín, Caín , qué has hecho de tu hermano. Génesis Nada encontrarás en este pecho./ Nada sino el picotazo atroz/ con que la tierra sepulta una leve sombra./ El polvo homicida de viejas estaciones./ La infame huella que los siglos dejan/ sin una lágrima./ ¿Qué canto amanecerá atestando mis labios despiadados?/ ¿Qué viento encenderá la higuera redimiendo mis cenizas?/ Mas algo de mí habrá en ti,/ algo de mi voz habrá en tu voz./ Frágil,/ tenue,/ una sílaba nos nombra/ junto a ese mar que vomita soledades./
Votar esta anotación en Bitácoras.com

19 comentarios:

Nelson Ordóñez dijo...

No entiendo las siguientes declaraciones:

1.- "La literatura es una actividad marginal" ¿Lo es? bueno y si piensa que lo es, ¿por qué después viene con...?

2.- "Amo la literatura de manera entrañable." ¿Se puede amar algo que se tiene de marginal? y luego dice

3.- "La poesía es un bien espiritual" ¿algo marginal es un bien espiritual también?... ¿marginal espiritual? ¿un contradicto in adjecto?

Y creo que no ha entendido a Jorge Martínez o lo citaron mal...

mimalapalabra dijo...

Me parecen pertinentes tus observaciones, Nelson. Veremos si el poeta se anima a contestarlas.

Dennis dijo...

¿Alguien le entiende a Jorge? Al menos las contradicciones de Madrid están redactadas con algo de claridad...

murvin dijo...

Pienso que Dennis defiende a Madrid por la misma razón que Nelson defiende a Jorge: por amistad.

mimalapalabra dijo...

Bueno pues, aquí están las respuestas del poeta a las inquietudes de Nelson:
"En la lengua hay dos grandes esferas. La Denotación y la Connotación, es decir, la forma directa e indirecta de la palabra. Estas esferas son utilizadas tanto en los niveles naturales y artificiales de la lengua, se exceptúa el nivel científico donde la palabra por su carácter abstracto es proponderantemente denotativa, sobre todo en la física y la matemática.
Una persona que sabe leer, por el contexto se da cuenta que la palabra marginal, no esta siendo utilizada en un sentido peyorativo o en la acepción primaria del termino.
En esta barbarie humana la literatura es de una importancia secundaria o escasa, es decir, marginal. Que busquen la fama los actores de cine, los políticos, los boxeadores o los futbolistas ya que su publico siempre sera multitudinario.
Amo la literatura no por obtener fama ni por que me salve, la amo por vocación ya que como decía HOLDERLIN es la mas natural e inocente de las actividades humanas.
La poesía es un bien espiritual, no es para la horda, en este mundo, es marginal.
Así pues en la entrevista no hay tal contradiccion...¿Entendido?".

Ramón R. dijo...

Madrid hizo la tarea: consultó su libro de aplicaciones teóricas y pidió con urgencia consejo a su amigo Dennis, que está bien; lo que está mal es su coquetería con la crítica y con la narrativa, pero está bien que su amor propio sea el más grande de todos sus aduladores -o seguidores-, lo que está mal es que Dennis sea parte de ellos, pero también está bien que su amigo le ayude con la tarea, explicándole como salir airoso de las embarazosas y mal formuladas preguntas de Ordóñez, quien no consultó antes el mismo libro de aplicaciones teóricas.
Lo que estará bien será que Ordoñéz pida con urgencia que le presenten a Dennis, lo que está mal es que será para cuestionar con agudeza nuevamente a Madrid, quien buscará, nuevamente, a Dennis para obtener argumentos gratis y aplicables a este gran dilema que provocó la entrevista.
Por mi parte descubro -no intuyo- inocencia de parte de ambos adversarios -me gusta la jerga futbolística- y caridad de parte de Dennis; en cambio, en el editor observo aquella vieja y clásica forma escolar de provocar a dos niños ingenuos: "el que escupa primero...". Lo que está mal es que el editor esté en su casita riendo por considerarse un titiritero, y que Dennis esté en casa riendo por razones similares, mientras Murvin trata de mediar en el duelo de literatos y Jorge esté escribiendo sobre la momia, que es la poesía, injuriándola porque nadie entiende, ni el criptólogo Dennis, su estética adolescente.

Nota: bien dijo Molina:
como una gran fanfarria de tontos ignorantes/
con versos que imitasen un brote de estudiantes/
en una vasta selva de la costa marginal/
quisiera estrangularos -hermanos en el duelo...

Nelson Ordóñez dijo...

Gracias por la aclaración, no hay como ir al grano, inclusive cuando se escribe poesía, verdad?

Anónimo dijo...

Hmmm... creo que la literatura no es cuestión de amistades...
La literatura es destreza, habilidad, no condescendencia.
Así que Sr. Murvin, muy mal comentario...

mimalapalabra dijo...

Posteo a continuación un comentario (editado) de un fiel lector de este blog con valiosísima información futurista:

"Con lo del chelito Madrid, la verdad es que él escribe muy bien, es un buen poeta, diferente a los muchos que ahora proliferan, sin embargo, como algunas mujeres, se ve mejor cuando calla. Con respecto a Yorch (Martínez) como lo llaman ahora, que por cierto es un gran AMIGO lo que él necesita es "Une Saison en Enfer" porque creo es fan de Marinetti :
"No existe belleza alguna si no es en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra maestra. La poesía debe ser concebida como un asalto violento contra las fuerzas desconocidas, para forzarlas a postrarse ante el hombre.

9.Queremos glorificar la guerra –única higiene del mundo– el militarismo, el patriotismo, el gesto destructor de los libertarios, las bellas ideas por las cuales se muere y el desprecio de la mujer.

10. Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias de todo tipo, y combatir contra el moralismo, el feminismo y contra toda vileza oportunista y utilitaria."

Pero bueno, el mundo no cambiará por esta culera opinió, pero por lo menos estas tertulias trasnochadas me dan gracia y risa y las festejo, una vez más!"

kalki Martínez

Dennis dijo...

Lo que está bien es que Ramón tenga ideas, lo que está mal es que las escriba para que otros las lean.

Anónimo dijo...

Me encanta leer mimalapalabra. Me ilustra como los buenos libros. Aunque a veces me aleje, siempre vuelvo para abrevar en sus cristalinas aguas.

Elmer Homero

karen valladares dijo...

no me gusta como escribe madrid, y punto, hay mejores escritores que el,

mimalapalabra dijo...

Y entonces el poeta volvió a responder:


"Un amigo me acaba de comunicar sobre ciertas noticias en la web que me son concernientes. Procedí a realizar un alto en mis lecturas y en mis múltiples infusiones de café para sumergirme en las claras, pero pero a veces procelosas aguas de mimalapalabra.
Quiero dar respuestas puntuales a ciertos infundios.
Comenzaré con Ramón R. Para hacer menos monótono el sonsonete de lo bueno y lo malo, yo agregaré lo feo. Realmente es feo y hasta vil escudarse en seudónimos para lanzar piedras a los demás. --¿Hmmm a quien le conozco yo esta deleznable costumbre?-- Pero bien, hasta los cobardes merecen un comentario. "Madrid hizo la tarea consultó su libro de aplicaciones teóricas" (¿Cuál tarea y cuál libro de aplicaciones teóricas? Si eso lo sabe un buen bachiller) "y pidió con urgencia (aquí viene lo cómico) consejos a su amigo Dennis "
Ya demostré que no saben leer y que en la entrevista todo ha sido claro y sin contradicciones. Aun así, Dennis Arita, hable de contradicciones y de algo de claridad en Madrid.
En otro comentario dice: "lo que está bien es que Madrid tenga ideas lo que esta mal es que las escriba para que otros las lean". ¿Acaso uno escribe para que no lo lean? ¿Y quién teniendo ideas no le gusta plasmarlas?...¡¡vean que gurú!! y supuestamente a él acudo para que me saque de grandes dilemas.) Continúa Ramón diciendo: "lo que está mal es su coquetería con la crítica y la narrativa"...(¿Coqueterías para qué? Si la poesía siempre ha sido, en el campo de la creación literaria, ab initio fiat Lux, que en buen romance catracho equivale a: la mama de los pollitos.) "Madrid le pedirá ayuda a su amigo Dennis para salir airoso de las EMBARAZOSAS y mal formulada preguntas de Ordóñez"...(Uff, qué preguntas tan sesudas) "lo que está bien será que Ordóñez pida con urgencia que le presenten a Dennis, lo que está mal es que será para cuestionar con AGUDEZA nuevamente a Madrid" (perdónenme, pero no soporto la risa. Ja,ja,ja,ja,ja,ja...discúlpenme la carcajada de Aristófanes, ja,ja,ja,ja...¡¡pero es que la ignorancia es tan atrevida.!!)
"Me gusta la jerga futbolística" (claro, el argot es para la literatura, la jerga, para el jergoso. La cabra tira siempre para el monte) Ramón termina con una nota donde pretende ser ingenioso ---Hmmm a quién le he escuchado esta grotesca parodia de los versos de Molina?---Pero tan solo se queda en el rictus, en la mueca, en el triste mohín del payaso...JE.

Nelson, es verdad que la literatura no es un eterno circunloquio, ni una absoluta perífrasis, pero tampoco es ad rem. Ni lo obvio, ni lo directo, es literatura. ¿entendido?

Karen: usted es libre de elegir a sus escritores. Esto es igual que con la música, a unos les gusta la clásica, a otros el reguetón.

Emerjo de las aguas.....¡¡el día es espléndido!!.....continúo con mi lectura de J.M. Coetzee ---Esperando a los bárbaros--- y procedo a mi primera taza de café."


Marco Antonio Madrid

Anónimo dijo...

Creo que el poeta una vez más ha errado; poeta Madrid, cuando lea los comentarios del blog, hágalo despacio, ya que se jacta de hacer un alto en su acervada y cultural vida, realmente hágalo. Primero, cuando se supone que Dennis escribrió, dijo:"Lo que está bien es que Ramón tenga ideas, lo que está mal es que las escriba para que otros las lean", en ningún momento ha dicho Madrid, ojo!...No quisiera pensar que así lee todo, sería malas digestiones literarias, no lo cree?

Elia Orellana

Dennis dijo...

No hay por qué alarmarse. Todos kometemoz herrores.

Dennis dijo...

El primero de mis comentarios se refería más a la prosa de Jorge, que no suelo entender, que a la de Madrid, que suelo entender. El segundo era una forma un tanto eufemística y quizá confusa de pedirle a "Ramón" que por favor no escriba.

mimalapalabra dijo...

Y el poeta aclara:

Yo escribí: lo que está bien es que Ramón tenga ideas. Vos anotaste Madrid por Ramón. Así consta en la copia que guardé. por favor, es necesario que aclarés esto.

¿Tenés idea de quién es Ramón R.?

Para mí ese es un enigma digno de no imitar.....¿Te acordás de ese novelón?

Marco A. Madrid

Anónimo dijo...

El oficio de Marco A. Madrid es el arte verbal, que deleita y cala el espíritu. Dejémosle las malas artes (el escarnio, el chisme, la calumnia y morder la almohada) a Ramón R. (nuevo alias del demiurgo Bruno Pedroza) y su casta maldita.

Winston Smith dijo...

Pienso que hemos evolucionado mucho en esto de escribir en Honduras, y sobre todo en la poesía. Con gusto observo que los buenos poetas como Madrid siguen escribiendo y también oigo más voces que se atreven a salir del anonimato con buenos versos. Según recuerdo desde que tengo uso de razón esta gente que escribe muy bien expresa sus opiniones en conversas (que ahora sucden también en este medio virtual de la red y los "blogs"), o en diarios, y, paralelamente a ellos siempre hay también otras gentes que también escriben pero que se enfadan por lo que ha dicho uno u otro personaje del mundo literario (o por lo que le han contado que ha dicho)..al final es como si algunos estuvieran criticando por criticar, y esto para mi es triste.
Me agrada mucho este blog, últimamente lo consulto casi cada semana para enterarme de cosas nuevas que pasan en el panorama literario, pero me doy cuenta de que lo que no ha cambiado es ese nuestro gusto, tan humano, por criticar el jardín del vecino.