domingo, 26 de abril de 2009

Presentado "Corral de locos"

Parte del público asistente a la presentación de Corral de locos. En la mesa, flanqueado por Mario Gallardo y Jorge Martínez, el autor, Murvin Andino. Foto: Rose Mary Rivera.
El martes pasado, en el marco de la celebración de la Semana de las Letras en la UNAH-VS, se realizó la primera presentación al público de Corral de locos, primer libro de poesía de Murvin Andino y primer título también de la editorial mimalapalabra. Yo no estuve presente pero los esforzados corresponsales de este blog en San Pedro Sula me han mantenido informado. Me dicen que la semana empezó bien, con un programa bastante nutrido y muchas expectativas, pero entonces aparecieron los vagos de siempre, esos supuestos estudiantes de la universidad que raramente aparecen por las aulas pero que siempre lo hacen en los portones de acceso para iniciar otra huelga por cualquier motivo. En esta ocasión el motivo es -ríanse, pero es verdad- la "injusta" aplicación del examen de admisión a los estudiantes de secundaria que aspiran a ingresar a la universidad. Así lo informa Carlos Rodríguez en una nota de diario La Prensa:
La sorpresiva toma de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula, Unah-vs, por parte de los estudiantes de Derecho truncó la celebración de la Semana de las Letras programada por catedráticos y estudiantes de la carrera de Letras. En una clara muestra de su obtusa formación humanística y abanderando consignas ochenteras ya pasadas de moda, interrumpieron la tarde del martes pasado uno de los eventos programados en la plaza Froylán Turcios. El público universitario disfrutaba de la proyección de la película Expiación, basada en la novela homónima de Ian MacEwan. La semana prometía una muestra de producciones cinematográficas recientes basadas en textos literarios. La acción de los estudiantes de Derecho refleja la mediocridad de un alto porcentaje de estudiantes de esa carrera que pretenden abolir el examen de admisión para poder cursar la misma. En dos días la Semana de las Letras desarrolló la feria del libro, un conversatorio con Francisco Aguilar Pérez, ex integrante del grupo literario de La Ceiba "La voz convocada", de donde surgieron poetas como José Luis Quesada, Nelson Merren, Tulio Galeas y José Adán Castelar. Además, a las 5.30 P.M. del martes, Murvin Andino, estudiante de la carrera de Letras del la UNAH-VS, presentó su poemario Corral de locos, publicado bajo el sello mimalapalabra y con el auspicio de la Dirección Regional de Cultura. Así, lo que sería una semana con un amplio programa cultural se acortó a dos días debido al oscurantismo universitario.
La presentación de Corral de locos ha tenido eco también en otros espacios culturales. En el blog Metáfora leemos:
Corral de Locos es un clamor a la locura para encontrar la salvación y un buen comienzo de Murvin Andino en el mundo de las letras hondureñas. Catado en el marco de las celebraciones de la Carrera de Letras, en una presentación no oficial ante un importante grupo de escritores hondureños, se logró percibir la aceptación y admiración que despierta entre críticos como Sara Rolla, quien manifestara: "He leído cuidadosamente Corral de Locos y encuentro un excelente ritmo, un refinado manejo de la melodía y mucha profundidad en el tratamiento de la existencia". Por otra parte, Mario Gallardo, Director de Cultura, Artes y Deportes, señaló que, "al igual que Jorge Martínez encuentro varias líneas de conexión que comunican con textos como Habitaciones Sordas y Desde el Hospicio, de Gustavo Campos; y Las Horas Bajas, de Giovanni Rodríguez; sin embargo, se trata de un similar ambiente que se diferencia en las voces distintas de estos autores". Armando García señaló que "para encontrar el deleite en Corral de Locos es preciso un lector avesado por un sinnúmero de referencias a la literatura clásica universal, a la cultura universal en general".
En el blog Poetas del Grado Cero, Jorge Martínez, quien fue uno de los anfitriones en la presentación del libro, deja estas palabras:
Todos los presentes, que no eran muchos, nos miraban fijamente, temerosos de encontrarse con la desastrosa verdad de la inutilidad de nuestra voz. Por un momento percibí ciertas ráfagas de lucidez emparentada con los sustantivos, adjetivos y adverbios que registré metódicamente para descubrir que ninguno de aquellos poemas decía absolutamente nada. Fui sincero, o al menos un chispazo de mi tozudez me indicaba los tropiezos de aquellos versos. Pude haber sido peor, pero no me dejé llevar por mis propios temores. Tenía exactamente dos puntos de vista y el más natural salió para condescender fraternalmente con la pequeña turba de saludables enfermos. Un buen convite para denunciar que aún estamos signados y que los títulos de los libros se ponen al azar, pero atisban la posibilidad de ese lugar en el que estamos completamente solos, a nuestro desafortunado albedrío, más enfermos y dominados por la razón. Murvin nos interrumpió al final con un poco de cordura que destilaban sus versos.
Y de la microcrónica del propio autor del libro en su blog rescato este fragmento:
El lugar lógicamente estaba vacío y sólo había allí algunos amigos solidarios y ciertos compañeros alumnos de la carrera de letras, el evento se realizó en un auditorio de una asociación de estudiantes religiosos y cuando di lectura a algunos de mis textos, presentí que el administrador del local, un tipo con cara de enojado que se veía al fondo del salón sentado en su -al parecer- cómoda silla, se levantaría y reclamaría por las palabras dichas en su santuario, luego de la lectura de algunos de mi poemas.
En términos generales, una buena acogida a Corral de locos. Para terminar, dos enlaces a algunos poemas de Murvin:
Votar esta anotación en Bitácoras.com