lunes, 21 de diciembre de 2009

La Tentación Invisible de Paul Auster



Portada de la edición en español de la novela de Paul Auster.
Desde que Anagrama anunció la publicación de Invisible, la última novela de Paul Auster, he estado esperando que aparezca entre las novedades de la biblioteca que visito casi todos los días. Este mes ya rompí el techo presupuestario para la compra de libros y por esa razón no me he atrevido a soltar otros 16 o 17 euros para la causa. Pero la crítica me está casi obligando a sacrificar dos horas de consumo en un bar la noche de fin de año en favor de la compra de Invisible. Casi todos coinciden en que ésta es la mejor novela de Paul Auster. Y la curiosidad es grande. He leído un montón de reseñas de esta novela en diarios, revistas y páginas de internet, pero hasta ahora que leo lo que escribió Gustavo Faverón en su blog Puente aéreo me decido a postear algo en este blog. Veamos unos fragmentos de ese texto:

"Por lo menos puedo decir, sin duda, que a mí ninguna novela suya, desde The New York Trilogy y, particularmente, desde City of Glass, me ha parecido tan rotundamente inteligente ni tan sorpresiva ni tan sensible como Invisible; ninguna, desde aquellas primeras narraciones suyas, me ha dejado con tantas ganas de seguir leyendo, o de releer lo apenas visto, ni con una sensación de misterio, abismo e intuición de lo inefable tan grande como la que provoca ésta última, incluso comparándola con otros libros suyos notables como The Book of Illusions o Leviathan".

"Invisible es, para comenzar, estructuralmente brillante: empieza con un relato en primera persona, recapitulación de una experiencia tangible y, aunque enigmática, muy presente, muy palpable, real. Pero luego, a medida en que la historia se va enrareciendo y extrañando, las voces narrativas se vuelven más y más oblicuas, mediadas, indirectas: el protagonista pasa a recontar su propia anécdota en segunda persona, y luego en tercera, enajenándose de sí mismo, alienando su punto de vista, extraviando la introspección para observarse como un otro; y luego se diluye, abandona su propio escenario, y el relato debe ser recogido por otros narradores que intentan suplir el vacío con referencias lejanas y alusiones de segunda mano".

"Esas ideas tienen una sola cosa en común, el rasgo anunciado en el título: su invisibilidad, su acuciante y angustiante intangibilidad, su naturaleza huidiza, inasible, inefable, es decir, la hiriente posibilidad de su inexistencia: la novela de Auster, pese a la vivacidad de su anécdota y las vueltas en u de su trama cuasi policial, es un texto acerca de las infinitas formas de la ausencia: la carencia, la depresión, la soledad; la nostalgia y también la melancolía; la enfermedad de no tener, la tristeza del ser incompleto".
 
¿Verdad que dan ganas de salir corriendo a comprar (o a robar) el libro?
Votar esta anotación en Bitácoras.com

2 comentarios:

madison dijo...

Pues sí, la verdad es que dan ganas.
Y eso que yo particularmente me siento decepcionada por los dos últimos libros de Auster.
Me pregunto qué queda de la persona que escribió Leviatan o El palacio de la la luna, por nombrar algunos de sus libros.

Tras leer tu reseña, tengo la certeza de que compraré el libro.

Krust dijo...

Auster es uno de mis escritores favoritos contemporáneos, acabo de terminar este "Invisible" y ha sido una gozada reencontrarse con aquel escritor que tanto me hizo disfrutar con obras como: "La trilogía de Nueva York", "Mr.Vértigo" y "El libro de las ilusiones" por citar mis preferidos...
Muy recomendable!

Saludos.-