domingo, 14 de febrero de 2010

¿El vacío en la era del vacío?

 
Portada de Aire nuestro, de Manuel Vilas, publicado por Alfaguara.
Rafael Reig comenta, en el suplemento cultural del ABC, Aire nuestro (una novela de Manuel Vilas que trata de esto):
Envidioso como soy, me fastidia decirlo, pero a Manuel Vilas (no le conozco, vaya por delante) le sobra talento, imaginación y capacidad narrativa. Sin embargo, creo que se ha propuesto esta vez dar una puntada (literaria) sin hilo (narrativo). Y lo ha conseguido, aunque nos lleve a preguntarnos qué esperamos de una novela (o precisamente por eso).Ya sé que vivimos en un «capitalismo de ficción» (como diría Verdú), que nuestra experiencia de la realidad es fragmentaria y discontinua, como la del que hace zapping, y que la propia identidad es apenas una conjetura. Vale, pero me resisto a la analogía mecánica: para expresar que la vida es aburrida, ¿valdrá la pena escribir una novela aburrida? Para contar una existencia vacía, ¿habrá que escribir algo vacío? Para mostrar que la realidad no tiene sentido ni hilo que la sujete, ¿no hay más remedio que prescindir del argumento y los personajes? A mí me parece tan desproporcionado como casarse sólo por no discutir, suicidarse para demostrar que uno lleva razón o negarse a comer, para que se joda el sargento.
Votar esta anotación en Bitácoras.com