martes, 22 de julio de 2008

Siguen las preguntas...

Siguen las preguntas. Y yo, cargándome de paciencia para contestarlas...
¿Consideras que los nuevos jóvenes y no tan jóvenes poetas que han salido en Honduras, más en Tegucigalpa, sean el nuevo cambio que tanto esperamos?
No lo sé. Ya no me interesa este tema.
¿Podrías darnos nombres de los nuevos poetas que realmente crees vos que valgan la pena, como para cargar semejante título claramente en Honduras?
Aparte de los consagrados, Marco Antonio Madrid, Jorge Martínez y Gustavo Campos. Los otros nombres que suenen aquí y allá (incluyéndome) son pura paja.
¿Creés vos que dentro del colectivo Paíspoesible existan buenos poetas.
Antes, lo sabía: no habían poetas. Ahora ya no los leo, así que no lo sé, ni me importa.
¿Puedes darnos nombres de los poetas de este movimiento literario "Paíspoesible" que personajes serán recordados de aquí a 20 años?
No, no puedo, no soy adivino. Pero creería que a los impoesibles se les recordará por su supuesta santidad y por su capacidad de abrazo a flor de piel.
¿Creés vos que el poeta Jorge Martínez Mejía, conocido como “Supercero”, sea o esté en la línea de la nueva poesía que tanto añoramos?
Yorch Martínez, desde su apuesta lúdica e impúdica, constituye un potente anticuerpo contra el adocenamiento.
¿Considerás vos que el poeta Jorge Martínez Mejía sea recordado en 20 años?
Estás obsesionada con esa veintena, ¿verdad? Eso a nadie ha de importarle. Dentro de veinte años todos podríamos haber muerto por el choque de un asteroide contra la tierra o por la ingesta desenfrenada de la diaria estupidez humana.
¿Consideras vos que SPS sea el lugar donde estén creciendo los verdaderos artistas o poetas, como dijo Helen Umaña en el encuentro de escritores en CR?
Sí.
¿Qué poeta actual es el más fuerte en Honduras? Danos un nombre joven y uno no tan joven?
No soy bueno para las estadísticas, pero creo que podrías escoger dos entre los tres mencionados en la respuesta a la pregunta número 2.
¿Qué opinión tenés vos sobre la poesía femenina en Honduras?
Ninguna.
¿Qué tan fuerte es la poesía femenina en Honduras? ¿Qué nombres se mueven en esa línea actualmente? (dar nombres) para que merezcan llevar tan grande título.
No lo sé.
Votar esta anotación en Bitácoras.com

4 comentarios:

Bayron dijo...

Que fastidio de preguntas, y que paciencia para contestarlas.

Anónimo dijo...

El editor de mimalapalabra hace gala de ser, por dios o por el demonio, uno de esos espíritus escogidos y combatientes de la estolidez de cualquier laya que campea en esta "Honduras de fusil y caza." Se olvida del humor que suelen gastarle los espíritus inquisitivos como el del autor (apócrifo) de esta entrevista.

libroslibritoslibrotes.blogspot dijo...

De verdad Giovanni, que preguntillas esas, jajajaja. Pero allá vos con tu paciencia, jajajaja.

Gustavo Campos dijo...

Ayer me entrevisté con Max y le conté sobre la entrevista que este autor anónimo hiciera al editor de mimalapalabra. Presten mucha atención a su consejo: “Dile al autor anónimo que mi recomendación es la siguiente: busca el café que frecuentaba el autor de “Negaciones” y pregunta por el tipo que se dedica a comprar almas a cambio de viajar o avanzar veinte años en el tiempo, hasta el 2028, no olvides hacer escala en el 2012 y persignarte ante cualquier estela que encuentres, y tampoco olvides descifrar los 2500 glifos de la escalinata. Esta será tu primera prueba. Lleva como libro de viaje “Cómo no hablar y otros textos”, para reflexionar y no aburrirte en el “camino”, y estudia muy bien “No apocalypse, not now (a toda velocidad, siete misiles, siete misivas)”. Una vez en el año referido, si aún existe, y si el Diablo, cuya picardía e ingenio sobrepasa tu entendimiento e inocencia, no te ha engañado, toma tu móvil y llama a Wells, dile que es de parte mía para que te atienda, y ruégale que haga escala en el año en el que estás varado para que te lleve a conocer a los morlocks y los elois, y, para que tu viaje no sea en vano, cásate con Weena y quédate de una vez por todas, por favor, en el futuro. Ya casado y feliz, escribe poemas y narrativa, abre un café –o lo más parecido a tu idea de café, sabes a lo que me refiero- y siéntate a esperar a que llegue, una vez más, un comprador de almas que te ofrezca el trato de viajar a través del tiempo para ver si, al final, dentro de veinte años, gozas de reconocimiento literario.