martes, 3 de febrero de 2009

Un compa imbécil y desnudo

Este compa es Rubén Lardín, el del libro-blog Imbécil y desnudo. Foto: Cristóbal Manuel, El País.
Vi primero el título de la nota: "Hay que escribir como si estuvieras muerto", que me llamó la atención porque tenía algo que ver con un texto que escribí hace algunos meses (Decididamente muerto), pero al leerla completa (cosa que usted también puede hacer si le da click ahí atrás a la frase entrecomillada) me interesó saber quién era el que pronunciaba esta frase. No conocía al tipo, pero dicen que es un ex blogger al que ahora le publican en libro todas las papadas -o al menos las papadas más sobresalientes- que posteaba en su blog. El ex blogger en cuestión se llama Rubén Lardín, el libro se titula Imbécil y desnudo y el tonito del blog era más o menos éste:
"Me jode que me digas esto de la mala leche del blog, porque yo también lo percibía. Cuando había mala ostia iba al blog, pero cuando estaba alegre me iba de copas con los amigos... Y buff, das una imagen que no es real. Sí es cierto que me cago en voz alta, tengo ese defecto. Soy gruñón y no lo puedo evitar".
Niega, sin embargo, que su intención sea provocar o escandalizar:
"Lo que pasa es que vivimos tiempos muy extraños, en los que parece que no se puede decir nada, o sólo se puede decir algo políticamente correcto. Si haces un anuncio con enanos, se te echan encima... Si sale una tía en pelotas, te comen las feministas... Estamos dejando el timón en manos de los débiles, de la gente que diezma el lenguaje; le quita el significado. Yo soy el primer imbécil, pero creo que hay que dar palos a todos los lados, aunque te estés equivocando".
Y vean esta perlita que se echa al final de la nota:
"Si puedo, me mearé siempre en la misma esquina hasta hacer un agujero y conseguir que esto se hunda. Lo siento, la vida es maravillosa, pero el mundo me parece una puta mierda".
Votar esta anotación en Bitácoras.com

2 comentarios:

FusiOn! Team dijo...

Mejor no lo pudo haber dicho el mismo: IMBECIL Y DESNUDO...

Gustavo Campos dijo...

Así habla un buen amigo de nosotros, claro en la jerga catracha de la costa. ¿Adivine, adivinador?